lunes, 30 de agosto de 2010

Evitar

Tus extremos, desquiciarían a los míos...
Te gusta insistir en una rueda que gira en su mismo eje, sin sentidos.
Mi entusiasmo se debilita
Son escasos los caminos, estrechas las salidas,todo vuelve al mismo lugar.
Si éste futuro se planeó, dejemos que el próximo se trace solo.
Talvez nuestras manos juntas, lo destruyan todo y no todo quiera destruirnos... como pensaste alguna vez.
No creas que voy perdiendo fuerza, por el contrario, las distribuyo en equitativa paciencia.
Son las ganas, las que me abandonan de a ratos.

Y tus perfectas manías, tan exquisitas, revoluciarían mi liviandad.

-No- es una palabra, que rara vez se escurre entre mis dientes, más me hallo en desencuentro de alguna mejor.
Me enfoco, en que tu sonrisa no desconcentre mis objetivos, tarea cuasi imposible.
Me enfoco, en que mis andares tan sencillos, no te desconcentren de los tuyos, tarea ineludible.
Respiro hondo, te encuentro cerca, no imagino algo mejor, justo por dormir... y recuerdo que prefiero solos, que juntos los dos.
No te quedes sentado sólo esperando, la comprensión va más con vos.
Cómo una cebolla, deberías despojarte de varias pieles. Y dudo que puedas, por mucho que quieras...

Prefiero tu mirada, la de hoy, y no cambiarla demasiado hasta mañana.

Prefiero tu mano, con inocente caricia, que enfermar tu amor en vano.

Prefiero dudar toda una vida, que aprender a hacernos daño y culpar tal osadía.


-Natalia VinCor

jueves, 19 de agosto de 2010

Sorpresa?

Después de tantas guerras frías, miradas vagas, incómodas vinculaciones, silencios confusos que rosan lo banal, jugando al filo de la navaja de nuestro sentimiento, te herí, estabas ahí, te herí y no reparé.

Fueron mis palabras, las que entristecieron tus razgos.
Fueron determinaciones mías, las que amargaron aquellos trazos.

Grandes omisiones en charlas acotadas, deterioraron los limites de mi conformidad -Supongo.

Sé que me vas a leer, y si los lazos infantiles que creamos, maduraron de la mano con los años, ésto sera un paso mas, no quedará mas que el vago recuerdo de cuando nos perdimos nuestros tiempos...
Y si la vida, se nos caga de risa, y los años marcados son sólo añoranzas del pasado, sé que una parte de mi niñez se irá a tu lado.

...

(continuará?)

-Natalia VinCor.

miércoles, 11 de agosto de 2010

No un canto a la vida...


Oh gloriosa muerte, que me recuerdas a la vida
Vienes con tu tempestad, a derramar mi calma, arrinconando alegría
Gloriosa muerte, que das respiro digno a un cuerpo que no quiere mas
Piadosa muerte, que das vida misteriosa a quien no puede mas

En alguna parte de tu frialdad, encuentro mi calor
Y aunque me embebo en llanto al verte llegar, sé q te deseo
Tienes un sollozo extraño de remordimiento, o eso es lo q creo
Ablandarte, sería inútil, cuando sé bien q tú decides y yo obedezco
Gloriosa muerte, éste no es un escrito mas de vida.

No existen positivismos posibles, en esta mañana de invierno
A veces sueño que me llevas al cielo
Pero con más desvelo, me hallo en el infierno
Me pregunto si engañas, si no solo yo te veo, porque sé q yo te siento y no como otros mortales, yo te enfrento.

Te vi ahí, tan tranquila llevándote los tesoros de la vida
Entraste en ese cuarto aquel, y no reparaste, yo estaba presente, yo estaba perdida
Incluso antes de encontrarte, anhelaba hallarte
Sin penas, sin interrogantes, he decidido conquistarte

De ese amor juvenil, quedamos desiertos
De ese frío hostil, nacieron mil lamentos

Oh gloriosa muerte, que vienes a la vida,
Para dejarme dócilmente, abierta tal herida.



-Natalia VinCor.-

5 años, duelo suficiente

Encerrada en la humedad de mi cuarto, con paredes negras y frías.
No sé la exactitud del tiempo en el que te has ido, calculo 5 años, o es lo que puede retener mi consciente abrumado.
En el largo viaje a casa, consultandole a mi cabeza qué fue lo que paso con ese nuevo capricho de mi corazon... todo vuelve a resumirse en tu maldita persona.
Mis queridos, se preguntan cuando amo y suelen no creerle a mis palabras, francamente yo no sabría si creerme.
5 años, parece duelo suficiente, como para dejarte salir.
Tu vida dió mil giros, y la mía se quedó esperando que estaciones a mi lado. Tal y como me pediste una vez, tal y como siempre, esperando la realidad de ésas promesas, hechas en una plaza de morón, con lágrimas en tus ojos. Y siempre caminando para adelante, despreocupada en mi andar, minimizando tu diminuta existencia, sonriendo a los demás, regalando besos en un bar.
Hoy me dejo lastimar, porque encontré un gusto exquisito en el dolor. Me pierdo en juegos viles.
Después de 5 años, me han lastimado miles.
Creo que el duelo es suficiente, hoy me dejo querer, hoy aprendo a querer de nuevo, entierro el bosquejo de un recuerdo, para trazar un recorrido nuevo.
Desprendo aquello que no me dejaba ver, todo lo bueno que merezco, por taparme de culpas sin sentido,, de 5 años con rencor, de 5 años en dolor, de 5 años de un duelo suficiente.




-Natalia VinCor.-

martes, 3 de agosto de 2010

Naciendo

De esta forma, doy bienvenida a la tecnología en mi oscuro y muchas veces, inexplicable mundo multicolor.
Sin entender del todo la necesidad de hacerme un blog y con la pregunta insistente de si hay algún ser en esta tierra con ganas de leer lo que salen de mis dactiles.

La novela siempre tuvo vigencia en mí. Será por eso que escribo desde que empecé el colegio, y expreso sentimientos nunca antes sentidos desde que tengo memoria.
Solo espero escribir un libro, hacerme rica vendiendole humo a otra gente, comprarme un yate y vivir en la inmensidad del mar... like alfonsina, pero con vida.

Timmy O' Toole nace como mito, pero se hizo carne en mí, en forma de alter ego. Es mi kinestesia saliendo de los poros de mi piel, todo aquello que no puedo decir al vacío, ni cuestionar al destino y es absorvido por mi sentimentalismo barato. Es así, que desde el fondo de un pozo sin salida, encuentra su ventana exterior a través de las palabras.

Atte: Natalia VinCor.