sábado, 3 de septiembre de 2011

Respuesta al estado de la discordia

Timmy no habló de pena de muerte, ni de culpables, ni de inocentes.
Me indigna que se diga o se crea que a la nena la tiraron en un baldío lejano,
cuando es imposible que nadie haya visto nada, a una metros de la autopista y con "mil efectivos en la calle",
me indigna que los medios nos vendan y aún más me indigna ver como compran,
un caso como Blumberg, por ser un niño rico,
y un caso como éste para dar sensaciones de inseguridad en época de elecciones (y los que me conocen saben bien, que el modelo k no es mi favorito)
Desde siempre desaparecen chicos, y no a todos los padres los recibe el presidente de la Nación.
Que el caso es raro, no me caben dudas,
que solemos armar bandos absurdos y pelearnos entre nosotros desde nuestras posturas básicas, tampoco me caben dudas.
Todos formamos parte del mismo sistema que se conmueve con un caso de moda, nos hacemos carne de él, exigimos justicia, respuestas, sangre.
Despotricamos pidiendo Justicia, cuando todavía nunca la conocimos, dejamos que la bronca explote por nuestra boca.
Y para y poder seguir con nuestras vidas buscamos chivos expiatorios que nos dejan tranquilos como "la madre algo sabía", "ésto fue un ajuste de cuentas".

Es como cuando Maradona se levanta siendo D10s, hasta que se manda una, y recordamos que es un drogadicto.
El patriotismo, nos lo metemos en el orto cada dos por tres.

La inseguridad existe en éste y en casi todos los países del mundo.
La trata de personas, la desaparición de chicos de su casa, los perversos y los hijos de puta, también.
La verdad? No podemos soportar la verdad como sociedad, por éso nos mienten en la cara todo el tiempo, todos los medios, todos los gobiernos.

La solución no está en la muerte de una persona o dos, sería olvidar que con un dedo no tapamos el sol.

Timmy no es periodista, no hace política, ni conoce de leyes. Opina desde un lugar, que puede no resultarte humilde, que puede no gustarte,
o serte rebuscado de entender. Podés hasta creer que busca llamar la atención, y talvez en éso te dé la razón.
Sus intensiones son compartir una parte de su reboltoso cerebro,
sí, por medio de una tecnología vacía, busco alimentar y llenar ésa fuente de pensamiento que hay en vos, y que hay en mí.


Natalia VinCor.-