lunes, 15 de octubre de 2012

Sobrevivirme a mí

Me quiero, me odio, me amo;
me sonrío y lloro, me confundo, me entiendo.

Las voces en mi cerebro son más altas, de lo que puedo pensar.

Quiero irme, saltar, volar.
Quiero quedarme, anclarme, terrenal.

me pierdo, me busco, me encuentro,
me pregunto, pero me ignoro y no me contesto.

Mirá la hora que es -Debería estar durmiendo
Mirá la hora que es -Debería estar viviendo.

Y volver a nacer, no bastará.
Mis voces, nunca se van a callar.

Me peleo, me retracto, me perdono.
Y hasta me imploro, pero me niego y me ahogo.

No es miedo, no es confusión, es justo un instante de reacción.
Y vos te reís de mí, y yo me apeno por vos.

Y sí, asustate que estoy loca
es mi propia bestia, que mi piel invoca.

La ciclotimia es el vino en mi mesa.

No me esperes, no te quedes, no te quejes.
Hoy ya todo el mundo me desilusionó
Y a quién no, habré desilusionado yo?

No es mi confusión, confusión es vivir en un mundo redondo,
lleno de mentes planas.

Confusión es nuestra lengua, donde "todo junto" se escribe separado, y "separado" se escribe todo junto.

Donde queremos ser distintos, identificándonos
Donde pretendemos ser normales, reprimiendo libertades.

Vos pensalo,
Mientras yo me juzgo, me condeno, me entierro o me libero.
Me idiotizo, me permito, me encapricho, me desarmo, me transformo, en mejor desgano, me olvido, y si me olvido, pierdo.

Hipócritas de corazón,
Ideologías de cartón, engaños en manada
No quiero escuchar más frases, que no cambien nada.

Te invito a la guerra, te invito a la paz,
las dos se encuentran conviviendo,
en mi cerebro tan locuaz.



Natalia VinCor.-